Los cubos.

73,00

El cubo, prisma ortogonal paralelepípedo de ocho lados iguales, está indisolublemente unido, desde la época de las primeras civilizaciones, a espacios abiertos y habitables. Para que una forma tan simple, escasa y simétrica logre cualquier tipo de expresividad, debe haber alguna irregularidad involucrada o alguna relación con su entorno. Este juego de cubos trata exclusivamente de la relación entre cubos que son idénticos entre sí, haciendo uso cada cubo de un lenguaje inherente a sí mismo y a sus propias propiedades contempladas por el ojo humano. El juego nos pone en contacto con un abanico de sensaciones y sentimientos primordiales y poéticos: precariedad, inestabilidad, rigidez, riesgo, audacia, solidez, ligereza, sorpresa, tensión, fragilidad, razón, fuerza, funcionalidad, ritmo, vacío, plenitud, extrañeza. , armonía, espontaneidad, rigor, habilidad, complejidad…. Estos son solo algunos de los muchos elementos de la poética arquitectónica que surgen en la mezcla final, que es, por supuesto, inconmensurable e indescriptible; ninguna palabra podría ocupar el lugar del lirismo del resultado final.

En palabras del escritor suizo Robert Walser, “Todo trabajo bien hecho, incluso el más trivial, requiere inspiración poética”.

Presentamos este juego de cubos con la idea de que puede servir para revelar en los jugadores el tipo de reacciones que se producen al observar y descubrir sensaciones inesperadas. Estos sentimientos, que a menudo aparecen en una forma algo borrosa al principio, pueden hacernos reevaluar nuestro sentido del humor, nuestras habilidades analíticas o nuestra apertura o rechazo a estos nuevos sentimientos en sí mismos.

El juego consiste en unir los cubos tangencialmente mediante el uso de uno de sus bordes, liberando así las figuras de la lógica mecánica más predecible de la función de apoyo. Sentimos que esto da una sensación de irrealidad que realza la experiencia.

Pieza de «Pico Pao» taller con una larga trayectoria artesanal cuya historia comienza en 1979 en Lubián, un pequeño pueblo de España escondido en las montañas fronterizas con Portugal. En la comarca vecina de Tras os Montes (detrás de las montañas), al pájaro carpintero lo llaman Pico Pao (pico de madera). El canto de este hermoso pájaro verde suena como el relincho de un caballo y los golpes de su pico sobre los árboles se oyen en el valle confundidos con los martillos de los carpinteros golpeando las maderas de los tejados. Desde un taller en Zamora, los hermanos Bermejo han llevado sus pasatiempos ancestrales hasta el MOMA de Nueva York y el British Museum de Londres. En plena era de videojuegos y sobredosis virtual, las piezas artesanales de Pico Pao divierten a medio mundo.

Categoría:

Descripción

El cubo, prisma ortogonal paralelepípedo de ocho lados iguales, está indisolublemente unido, desde la época de las primeras civilizaciones, a espacios abiertos y habitables. Para que una forma tan simple, escasa y simétrica logre cualquier tipo de expresividad, debe haber alguna irregularidad involucrada o alguna relación con su entorno. Este juego de cubos trata exclusivamente de la relación entre cubos que son idénticos entre sí, haciendo uso cada cubo de un lenguaje inherente a sí mismo y a sus propias propiedades contempladas por el ojo humano. El juego nos pone en contacto con un abanico de sensaciones y sentimientos primordiales y poéticos: precariedad, inestabilidad, rigidez, riesgo, audacia, solidez, ligereza, sorpresa, tensión, fragilidad, razón, fuerza, funcionalidad, ritmo, vacío, plenitud, extrañeza. , armonía, espontaneidad, rigor, habilidad, complejidad…. Estos son solo algunos de los muchos elementos de la poética arquitectónica que surgen en la mezcla final, que es, por supuesto, inconmensurable e indescriptible; ninguna palabra podría ocupar el lugar del lirismo del resultado final.

En palabras del escritor suizo Robert Walser, “Todo trabajo bien hecho, incluso el más trivial, requiere inspiración poética”.

Presentamos este juego de cubos con la idea de que puede servir para revelar en los jugadores el tipo de reacciones que se producen al observar y descubrir sensaciones inesperadas. Estos sentimientos, que a menudo aparecen en una forma algo borrosa al principio, pueden hacernos reevaluar nuestro sentido del humor, nuestras habilidades analíticas o nuestra apertura o rechazo a estos nuevos sentimientos en sí mismos.

El juego consiste en unir los cubos tangencialmente mediante el uso de uno de sus bordes, liberando así las figuras de la lógica mecánica más predecible de la función de apoyo. Sentimos que esto da una sensación de irrealidad que realza la experiencia.

Pieza de «Pico Pao» taller con una larga trayectoria artesanal cuya historia comienza en 1979 en Lubián, un pequeño pueblo de España escondido en las montañas fronterizas con Portugal. En la comarca vecina de Tras os Montes (detrás de las montañas), al pájaro carpintero lo llaman Pico Pao (pico de madera). El canto de este hermoso pájaro verde suena como el relincho de un caballo y los golpes de su pico sobre los árboles se oyen en el valle confundidos con los martillos de los carpinteros golpeando las maderas de los tejados. Desde un taller en Zamora, los hermanos Bermejo han llevado sus pasatiempos ancestrales hasta el MOMA de Nueva York y el British Museum de Londres. En plena era de videojuegos y sobredosis virtual, las piezas artesanales de Pico Pao divierten a medio mundo.