Chal lana merino 100% rosa.

69,00

Chal / bufanda, tejido en Segovia por montón de trigo montón de paja con hilo de lana 100% merino extrafina.

100% unisex, sostenible y versátil.

Garantizamos que la materia prima que hemos utilizado ha superado los más altos estándares de calidad en cada paso, siendo 100% respetuosa con el medio ambiente y 100% segura para tu piel, ya que está libre de productos químicos.

Este producto está tejido respetando la trayectoria de la artesanía textil con la que Tita Martín originariamente lo creó ofreciédote la mejor calidad.

Punto de arroz.

200 x 65 cm

Limpiar
SKU: LANAMERINO-6 Categoría:

Descripción

Chal / bufanda, tejido en Segovia por montón de trigo montón de paja con hilo de lana 100% merino extrafina.

100% unisex, sostenible y versátil.

Garantizamos que la materia prima que hemos utilizado ha superado los más altos estándares de calidad en cada paso, siendo 100% respetuosa con el medio ambiente y 100% segura para tu piel, ya que está libre de productos químicos.

Este producto está tejido respetando la trayectoria de la artesanía textil con la que Tita Martín originariamente lo creó ofreciédote la mejor calidad.

Punto de arroz.

200 x 65 cm

La lana merino es uno de los tipos más suaves de lana que existe. Es diferente de la lana común, ya que proviene de otro tipo de oveja con propiedades diferentes muy beneficiosas, con una fibra muy fina, larga, suave y de muy alta calidad que se adapta mejor a la piel. Al ser tan fina, resulta muy cálida ya que su tejido cuenta con más fibras que crean pequeñas bolsas de aire ayudando a mantener el calor corporal. Además de no producir picor en contacto con la piel, como a veces ocurre con otras lanas, es flexible, transpirable y particularmente resistente. También es naturalmente antibacterial, renovable, reciclable y biodegradable.

HISTORIA DE SEGOVIA – INDUSTRIA DE PAÑOS

Desde fines del siglo XV la industria pañera segoviana alcanzó un auge notabilísimo, hasta el punto de convertirse la ciudad, a partir de 1550, en la primera capital industrial de los reinos de Castilla. Esta industria se sustentaba sobre una inmensa cabaña de ovejas merinas trashumantes que, tras su paso por los numerosos esquileos de la zona, producían una lana finísima que alcanzó justa fama en toda Europa. Los distintos oficios que integraban la elaboración de los paños llegaron a reunir hasta 34.000 obreros.Tejedores, cardadores, pelaires, tundidores, apartadores, perchadores, bataneros, tintoreros, etc., llenaron las calles con el espectáculo de su actividad y donaire. Y gracias a los mercaderes o hacedores de paños los productos segovianos se difundieron por todo el orbe.

Mariano Grau (Estudios Segovianos / 1958)